¿Cómo se palpa el cáncer de mama?

El cáncer de mama es una enfermedad que afecta a millones de mujeres en todo el mundo. Es fundamental conocer cómo se palpa el cáncer de mama para detectarlo a tiempo y mejorar las posibilidades de tratamiento exitoso. En este artículo, te explicaremos cómo realizar un autoexamen de mama y qué señales debes tener en cuenta.

¿Qué es el autoexamen de mama?

El autoexamen de mama es una técnica sencilla que puedes hacer tú misma para detectar cambios o anomalías en tus senos. Se recomienda realizarlo una vez al mes, preferiblemente una semana después de finalizar el periodo menstrual. Si ya has pasado la menopausia, elige un día fijo cada mes para hacerlo.

Pasos para realizar el autoexamen de mama:

1. Observación frente al espejo: Desnuda de la cintura para arriba, frente a un espejo, examina tus senos visualmente. Observa cualquier cambio en el tamaño, forma o color de la piel. Presta atención a cualquier abultamiento o retracción en los pezones.

2. Palpación de pie: Recuéstate y coloca la mano derecha detrás de la cabeza. Con los dedos de la mano izquierda, palpa suavemente tu mama derecha en movimientos circulares. Sigue una ruta en forma de espiral desde el exterior hacia el pezón, cubriendo todo el seno y la axila. Repite el mismo proceso con la mama izquierda utilizando la mano derecha.

3. Palpación en posición acostada: Recuéstate boca arriba con una almohada bajo el hombro derecho. Coloca el brazo derecho detrás de la cabeza y con los dedos de la mano izquierda, palpa suavemente tu mama derecha siguiendo la misma técnica descrita anteriormente. Repite el proceso en el lado izquierdo.

¿Qué señales de alerta debes buscar?

Es importante estar atenta a cualquier cambio o señal de alerta en tus senos. Aquí te mencionamos algunos de los síntomas que podrían indicar la presencia de cáncer de mama:

1. Bulto o engrosamiento:

Si notas un bulto o engrosamiento en el seno o la axila, es importante que consultes a un especialista para una evaluación más detallada.

2. Cambios en la forma o el tamaño:

Si tus senos experimentan cambios en la forma o el tamaño, especialmente de manera asimétrica, es recomendable buscar atención médica.

3. Cambios en la piel:

Presta atención a cualquier cambio en la textura de la piel, como enrojecimiento, descamación, hoyuelos o arrugas inusuales.

4. Cambios en los pezones:

Si los pezones muestran hundimiento, retracción, secreción espontánea o cambios en la apariencia de la areola, es importante que consultes a un médico.

5. Dolor persistente:

Aunque el cáncer de mama generalmente no causa dolor, si experimentas dolor persistente en el seno o la axila, es recomendable buscar atención médica para descartar cualquier problema.

Recuerda que estos síntomas no siempre indican cáncer de mama, pero es fundamental consultar a un especialista para obtener un diagnóstico preciso.

Conclusión

El autoexamen de mama es una herramienta valiosa para la detección temprana del cáncer de mama. Realizarlo regularmente y estar alerta a cualquier cambio en tus senos puede marcar la diferencia en la detección temprana y el éxito del tratamiento.

Siempre recuerda que el autoexamen de mama no sustituye la evaluación médica, por lo que es esencial realizar visitas regulares al médico y someterse a mamografías de rutina según las recomendaciones de tu edad y antecedentes médicos.

Cuida de tu salud y toma el control de tu bienestar. ¡No olvides compartir esta información con otras mujeres para ayudar a crear conciencia sobre la importancia de la detección temprana del cáncer de mama!